GANADORES I CONCURSO LITERARIO SOR ASUN UÑA(I)

Sara Ortega y Marta Parés 2ºA E.S.O.

Son las 11:10 de la mañana, martes. Todavía no me he pasado por el colegio, no merece la pena.

Me llamo Sam, tengo dieciséis años; debería estar en 4º de la E.S.O., pero no. Todavía sigo en ese horrible pasillo de 2º.

Estoy aprovechando la última hora que me queda para estar con mis colegas en el parque. Mi madre me ha obligado a ir a la clase de las 12:00. Ni siquiera sé cuál es, no me importa. No voy a ir a las demás, con una ya es suficiente.

Mi madre solo me habla para regañarme, y a mi padre no le veo la cara.

Ya es la hora.

  • No tío, quédate. ¿Para qué vas a ir?
  • ¿Qué te crees, qué tengo ganas de ir? ¡Si no voy me expulsan!

Estoy enfrente de la puerta de la clase. Todavía me puedo ir. ¿Me voy? Bueno, ya que estoy aquí, entro. Al parecer la clase es de literatura y la profesora es nueva. ¿Es nueva? Supongo que sí. Nos ha dicho que se llama Sor Carmina Ordoñez.

Me aburro. No sé por qué he entrado. Nadie se ha fijado en mí. Voy a dormirme un rato.

Me despierta una voz dulce y amable. Es la profesora. Me ha pillado. ¿Pero qué quiere? ¿Qué más le da lo que haga?

  • Perdona – dice con una sonrisa.
  • ¿Qué quieres? – contesto.
  • ¿Cómo te llamas?
  • Sam – no quiero decirle mis apellidos.
  • ¡Oh! Samuel Martínez. Sales en la lista, pero ningún profesor me ha hablado de ti.
  • Me llamo Sam – contesto bruscamente – y no me extraña, ningún profesor me presta atención, antes lo hacían, pero se cansaron. No les importo.
  • Pues a mí sí me importas, Sam.
  • Sí, seguramente – digo apartando la mirada, no me lo creo.
  • Samuel eres mi alumno, y como tal, me importas – me mira directamente a los ojos. Los suyos brillan y las pupilas se le dilatan. Que pesadez de mujer.
  • Me llamo Sam – la corrijo.

Me paso el resto de la clase fingiendo que presto atención. De vez en cuando, Sor Carmina me pregunta cosas. Pero no es como otros profesores, cuando me pregunta parece que desee que lo haga bien, no se desespera como los demás…¡Buah! ¿Pero qué digo? Seguro que mañana ya se ha olvidado de mí.

Se acaba la clase y se acerca a mi mesa.

  • Me ha encantado conocerte – me dice – Hablaré con tus padres y me gustaría que mañana vinieras; pero todo el día.

No respondo, me sonríe y se va. Tiene una forma rara de andar.

Llego a casa y me encuentro a mi madre hablando por teléfono. No saludo, me encierro en mi cuarto y me pongo mi música. No sé por qué pero no puedo parar de pensar en la profesora de literatura. Nunca me pasan cosas así, parecía que realmente le importo… Quizá debería ir mañana también…

Entra mi madre e interrumpe mis pensamientos.

  • Gracias por saludar – no parece muy mosqueada.
  • De nada. Pensaba que estabas ocupada.
  • Lo estaba. Siempre lo estoy, entre todo el traba… – la corto. No me importan sus problemas.
  • Bueno ¿qué querías? Has entrado para algo ¿no? O solo para molestarme.
  • Me ha llamado una profesora, Sor Carmelina o algo así.
  • Sor Carmina – la corrijo – ¿Ha llamado? ¿A quejarse? Pero si no me ha dado tiempo a hacer nada.
  • Quería que le escribieses una redacción para su clase y recordarte que mañana vayas también.
  • ¿Sobre qué tengo que hacerla?
  • Sobre ti. Tu vida. – se va.

Pues no, no la voy a hacer, me niego ¿Para qué quiere saber sobre mí? No me conozco ni yo. ¡Qué profesora más rara! Ahora que lo pienso no ha dicho nada de que me he dormido en su clase. No la entiendo.

Miércoles. Voy de camino al colegio. Llego tarde. Quiero preguntarle muchas cosas a Carmina.

Están dando matemáticas. Me tengo que quedar, no puedo irme ahora.

Nos explican un teorema de un tal Pitágoras. Vaya, no es tan aburrido…

Termina la clase y toca naturales. Debería haberme traído cuaderno y boli.

El profesor nos habla sobre volcanes y maremotos. Me cuesta reconocerlo, pero es interesante.

Tras otras clases más llega literatura. No me creo que esté tan entusiasmado por una clase.

  • Buenas tardes, Samuel, ¡oh, perdona!, Sam – me dice al entrar.
  • ..No, Samuel está bien. – sonrió.
  • ¿Me has traído lo que te pedí?
  • .. No, no sabía que escribir – me excuso.
  • Dime Samuel, ¿Tienes planes esta tarde? – perfecto, un castigo… – Me gustaría que la hiciéramos juntos – sonríe.

Bueno, supongo que tendré que ir. Le digo que sí y quedamos en clase a las 5:00 de la tarde.

Y aquí estoy, en clase con Sor Carmina. Antes de venir estaba muy nervioso, pero ahora me siento como si fuera una persona nueva. Sor Carmina me está haciendo reflexionar mucho sobre mí y sobre mi actitud diaria y estamos haciendo una redacción muy buena. Nunca me había sentido tan escuchado por alguien, nunca había expresado mis sentimientos de esta manera.

Es increíble. Me siento mejor que antes. Gracias a Carmina me he dado cuenta de lo importante que soy y de que tengo que esforzarme por superarme cada día.

Me he propuesto cambiar. Ser mejor.

Ya está, hemos acabado. La leemos. Me gusta. Empieza hablando de Sam pasote, maleducado, mentiroso y vago y termina con un Sam aplicado, educado, trabajador y responsable.

Gracias Sor Carmina – le digo – ahora sé lo que tengo que hacer.

Salgó del colegio. Corro hacia mi casa. Estoy feliz.

¡Hola mamá! – la saludo.

Llego a mi habitación y preparo los libros y el despertador para ir mañana al colegio.

CONCLUSIÓN:

Lo que necesitaba Samuel era un poco de ánimo y atención. Necesitaba a alguien que le explicara que importa y hay personas que le quieren y le obligan a ir al colegio por su bien. Cuando lo entiende, sabe que tiene que cambiar y formarse en su educación, aprovechar que puede ir y aprender cosas útiles de adultos formados que están ahí  para que él en el futuro sea una gran persona.

El valor de la educación no es solo formarse académicamente, es aprender a valorar lo que tienes y crecer como persona.

Todos los niños del mundo deberían recibir una buena educación y darse cuenta del valor del colegio, como lo hizo Samuel.

Sara Ortega y Marta Parés 2ºA E.S.O.

Ganadoras en la modalidad de relato corto del I concurso literario “Sor Asunción Uña”.

Anuncios

Acerca de A.Ortiz

Profesor de informática y responsable de la biblioteca de ESO y Bach. Amor de Dios de Alcorcón
Esta entrada fue publicada en Eventos Culturales. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s